Con la llegada de la revolución industrial 4.0, hay una cosa clara y definitiva para las empresas y eso es: El Cambio.

Debido al avance tecnológico, las empresas deberán adaptarse de acuerdo con las necesidades del nuevo mundo, y esto requerirá que estén debidamente preparadas para contratar y capacitar a los empleados del futuro. Los trabajadores también necesitarán estar preparados para ser candidatos viables en este nuevo mundo.

La tendencia que estamos viendo en los negocios es que cada función, ya sea Marketing, Finanzas, Operaciones o Ventas, se está adaptando para satisfacer las necesidades de los clientes. Sin embargo, hay un área donde no hemos visto muchos cambios y es una de las partes más importantes de las empresas. ¿Adivina cuál es?

Pues es la de Recursos Humanos. Debido a los cambios de la fuerza laboral, las personas deben adaptarse al tipo de habilidades necesarias para que una empresa funcione de manera eficiente en el futuro.

Está muy claro que la fuerza de trabajo del futuro incluirá robots, cyborgs y personas trabajando juntos.

Ya sabemos que las máquinas inteligentes y la tecnología como la Inteligencia Artificial nos han ayudado a automatizar muchas tareas que estaban realizándose por personas. Pero ¿Qué significa eso para nosotros? Pues que muchos trabajos dejarán de ser realizados por las personas. Según el Foro Económico Mundial, en 2020 se perderán 5 millones de puestos de trabajo a medida que la inteligencia artificial (IA), la robótica y otros factores socioeconómicos reemplacen la necesidad de trabajadores humanos. ¿Cómo sobrevivirán estas personas desempleadas sin un trabajo? Pues no lo harán, a menos que encuentren su lugar. Para descubrir su nicho de trabajo, deberán enfocarse en cosas que los robots no pueden hacer; cosas que requieren habilidades tales como pensamiento crítico, adaptabilidad, flexibilidad, trabajo en equipo, creatividad e innovación. Estas habilidades garantizarán la seguridad laboral para las personas, ya que darán un mayor valor a los procesos y los robots.

Como resultado, las personas necesitarán enfocarse en las habilidades que permiten crear un nicho que no pueda ser ocupado por un robot y deben empezar a formarse ahora en su adquisición y/o desarrollo para asegurar su trabajo en la fuerza laboral futura.

¿Qué tipo de habilidades se necesitan? Según el Foro Económico Mundial, las habilidades que serán más importantes para la supervivencia en el lugar de trabajo del futuro son:

  1. la inteligencia emocional
  2. la adaptabilidad
  3. la disposición para aprender
  4. la resolución de problemas
  5. la colaboración
  6. el liderazgo
  7. la creatividad.

Esto plantea la siguiente pregunta, ¿cómo contratar, entrenar y desarrollar la fuerza de trabajo del futuro?

La respuesta ha estado frente a nosotros todo el tiempo. Necesitamos medir dichas habilidades blandas tanto si queremos incorporar a alguien a nuestra organización, como si queremos establecer planes de desarrollo de nuestra gente, para poder garantizar la correcta adecuación en el futuro. Estas habilidades se pueden medir cuando somos capaces de comprender el estilo de comportamiento de una persona, sus valores o fuerzas impulsoras y su coeficiente emocional.

El estilo de comportamiento de una persona puede decirnos cómo se comportará una persona en un entorno personal y profesional determinado, indicando aspectos como la adaptabilidad y el estilo de liderazgo. Otras habilidades como la disposición a aprender, la resolución de problemas, la colaboración y la creatividad pueden medirse identificando las fuerzas impulsoras que orientan el comportamiento de la persona. La inteligencia emocional puede medirse identificando el coeficiente emocional de una persona. Por lo que…

Actualmente, las empresas se enfocan más en las habilidades técnicas, ya que todas poseen sistemas para medir las habilidades técnicas de una persona. Por ejemplo, si queremos medir las habilidades de codificación para un desarrollador, le damos una tarea de codificación para que la realice en una cantidad específica de tiempo. Sin embargo, para medir la gestión de recursos, la resolución de problemas, la adaptabilidad y otras habilidades blandas, las compañías no suelen tener sistemas objetivos para medirlos.

Una vez que se disponen de las herramientas adecuadas, las compañías pueden comenzar a evaluar a sus empleados para encontrar y desarrollar los empleados que encajen con el puesto de trabajo.

Por otro lado, las personas pueden ser entrenadas en estas habilidades desde una edad temprana, para estar preparados para los desafíos que les esperan en la fuerza de trabajo del futuro. Por ello, incluir este tipo de evaluaciones en los colegios, universidades y escuelas de postgrado ayudará a las personas a saber más sobre ellos mismos antes, a mejorar con el tiempo y a proporcionar más valor a las empresas del futuro.

Traducción y Adaptación: ARGAVAN CONSULTING
Autor: Anubhav Sharma CRM Marketing Manager for TTI Success Insights.
Artículo Original: https://goo.gl/tNChkF