Gestión del Talento y Teletrabajo

En muchas empresas se ha pasado repentinamente y sin mucha experiencia, de trabajar presencialmente a trabajar a distancia. Aunque seguramente esto supondrá cambios en cómo se trabaja en las empresas, la realidad es que esta circunstancia hace más acuciante, si cabe, la necesidad de poner al empleado en el centro de la gestión y maximizar los esfuerzos en: 

Liderar con el ejemplo haciendo y mostrando lo mismo que estamos exigiendo a nuestra gente, delegando adecuadamente y permaneciendo accesible para todo el equipo. 

Desarrollar e implantar una gestión por objetivos clara basada en la visión de la organización, que permita a la gente la autogestión en su trabajo, teniendo la seguridad de que van por el camino adecuado. Esto, además, facilitará que todo el mundo reme en la misma dirección. 

Potenciar la comunicación, no sólo desde el punto de vista de las funciones, tareas a realizar y en el seguimiento de la actividad, sino, y como más importante, para impulsar los valores de la compañía y el sentimiento de pertenencia a un equipo y a una Organización, lo cual supone: 

  • Implantar, desarrollar y/o utilizar sistemas de comunicación de equipos para poder impulsar el trabajo en equipo. 
  • Comunicaciones frecuentes que aborden aspectos profesionales y personales, como haríamos en la sala del café de la empresa, permitiendo que la gente comparta sus expectativas y sus preocupaciones. 

Establecer un sistema de trabajo que garantice la relación y la coordinación del equipo y que contemple aspectos tales como: 

  1. Establecer un tiempo máximo de respuesta cuando se pregunta o se pide alguna cosa.
  2. Compartir una agenda virtual para que todo el mundo sepa quién hace qué y cuándo.
  3. Establecer de entrada las reuniones de equipo de seguimiento de trabajo, para que todo el mundo pueda planificarse mejor. 
  4. Etc. 

Reforzar el reconocimiento que damos a nuestra gente, reconociendo los logros individuales y de equipo con mayor frecuencia de lo que lo solemos hacer. Si esto es importante en cualquier circunstancia, es sumamente importante cuando cada persona está en un lugar diferente.  

Facilitar el trabajo a nuestra gente, proporcionando no sólo los recursos técnicos y económicos necesarios para que puedan llevar a cabo adecuadamente su labor, sino la formación en aquellas competencias que necesitan para hacer mejor su trabajo y que su aportación de valor a la organización. Probablemente esta experiencia sirva también para detectar necesidades de formación en nuestro equipo que podremos incorporar al plan de formación anual. 

Si bien es cierto que todo esto que hemos mencionado es totalmente válido y necesario también para equipos presenciales, se hace más necesaria su puesta en práctica cuando todo el mundo trabaja a distancia.