Los 6 principios de la psicología del crecimiento en las Organizaciones

Wayne Simmons y Keary Crawford, autores del libro GrowthThinking: Building the New Growth Enterprise, hicieron una investigación en las 500 compañías más grandes a nivel mundial, con el fin de identificar los patrones, modelos y/o sistemas que les permitía seguir creciendo en una época caracterizada por la contracción de la demanda de los consumidores, la limitada inversión de capital, las poderosas fuerzas de la globalización, las políticas fiscales inciertas…

Su investigación les llevó a establecer lo que ellos llaman la Psicología del Crecimiento de las Organizaciones, que se compone de seis principios:

Principio nº 1: Convertir el conocimiento en crecimiento

Las empresas modernas compiten y, en última instancia, ganan en base a su capacidad de crear y explotar una visión única de sus industrias, mercados y clientes, combinándola con el conocimiento experimental del equipo humano, los recursos y sus puntos fuertes y débiles.

Las competencias orientadas al crecimiento deben incorporarse en las descripciones de puestos, el desarrollo de liderazgo, la formación corporativa y las evaluaciones de desempeño.

Principio nº 2: Conseguir el compromiso de la masa crítica de la organización

“Los empleados comprometidos son un recurso escaso y precioso. Sólo el 29% de los estadounidenses están comprometidos con su trabajo, mientras que el resto de los trabajadores se limita a fichar. “- Gallup

Según el estudio realizado por Towers Watson en el 2012, el perfil del empleado en España se caracteriza por ser inmovilista y poco comprometido con la empresa.

Para crear empresas vibrantes, orientadas al crecimiento, es esencial conseguir el compromiso de una masa crítica de la organización en el aprendizaje del crecimiento, la colaboración y la actividad.

La masa crítica significa el número y tipo de empleados necesario para difundir el pensamiento de la organización, mantener el impulso e influir en otros.

Principio nº 3: Utilizar “Todo el Cerebro”

Las empresas de alto rendimiento identifican y aprovechan los empleados “cerebro derecho” para desbloquear nuevas áreas de conocimiento, perspectivas y fuentes de crecimiento, complementando, así, las competencias basadas en el pensamiento analítico o sistemas de pensamiento que hacen  hincapié en la rentabilidad y la excelencia operativa, propias de las habilidades del “cerebro izquierdo”.

Esto se materializa a través de la formación de equipos multidisciplinarios integrados por miembros de diversos grupos, múltiples niveles y todos los rincones de la empresa.

Principio nº 4: Convertir el crecimiento en un concepto visual

Los seres humanos somos criaturas visuales. Hay que crear metáforas  e imágenes comunes que transmitan la estrategia de crecimiento para provocar el diálogo, crear el alineamiento, articular la visión y aclarar la complejidad y el desconocimiento que pueden rodear el crecimiento futuro.  Estas herramientas pueden facilitar la mejora de la memoria del grupo, la colaboración y la ideación necesaria para generar ideas innovadoras y estrategias de crecimiento diferenciadas.

Principio nº 5: El espacio y el entorno importan
“Es difícil pensar fuera de la caja, cuando estás en la caja”, las empresas en crecimiento deben crear espacios y ambientes que se adapten mejor a la colaboración y la creatividad y que ayuden a eliminar las poderosas fuerzas del status quo que impiden el crecimiento.

Principio nº 6: La compensación importa
Se deben establecer programas de compensación y recompensas que se basen en el estímulo y el impulso de comportamientos y resultados orientados al crecimiento y que, incluya el salario económico, los beneficios y el salario emocional.

Si queremos que nuestra empresa crezca es necesario que alineemos nuestra cultura, sistemas y modelos de trabajo con estos seis principios, promoviendo, así, la estrategia de crecimiento e innovación empresarial.

By | 2016-10-18T12:05:41+00:00 diciembre 9, 2013|Categories: Gestión de Personas|Tags: , , |