Los pilares de la resiliencia

Rafaela Santos, Presidenta del Instituto Español de Resiliencia, enumera en su libro “Levantarse y Luchar” las diez dimensiones que poseen las personas resilientes que afrontan las dificultades sin miedo y con una mayor estabilidad anímica. Estas dimensiones son:

Introspección: capacidad de observarse, conocerse a sí mismo/a y darse una respuesta honesta en relación al mundo exterior.

Motivación esencial: Capacidad de darle sentido a la vida creando su propio proyecto trascendente, identificando el camino a recorrer e impulsando la motivación para perseverar a pesar de los obstáculos.

Autorregulación emocional: Capacidad de afrontar tensiones sin victimismo como parte de la vida, controlar los impulsos y emociones, tomar perspectiva sobre los problemas cotidianos, y mantener la calma en momentos de tensión.

Independencia y autonomía emocional: Capacidad de mantener distancia emocional y física ante los conflictos, fijando los límites entre uno mismo/a y el entorno en el que hay problemas, sin caer en el aislamiento.
Confianza en uno mismo/a y en los propios recursos.

Capacidad de relacionarse: Habilidad para establecer vínculos afectivos maduros con otras personas, creando relaciones saludables.
Actitud positiva y optimismo, siendo proactivo y contagiando la energía.
Sentido del humor y creatividad. Capacidad para resolver problemas relativizando y sabiendo encontrar lo cómico en la propia tragedia, así como buscando soluciones alternativas.

Colaboración y compromiso: Capacidad para comprometerse con valores y ayudar a otros.

Ética y coherencia basada en la moral: Tener criterios morales sólidos, ser veraz en todo momento y mantener  una unidad entre lo que se dice y lo que se hace.

Necesitamos trabajar sobre estas diez dimensiones si queremos potenciar una personalidad madura, sana y resiliente que se caracterice por:

  • Sentir que somos capaces y estar dispuestos a afrontar retos.
  • Saber que los obstáculos son salvables, aunque las circunstancias sean difíciles, y no sentirnos víctimas.
  • Asumir que los problemas son parte de la vida y representan una oportunidad para crecer y evolucionar como personas.

¿Qué puntuación te darías en cada una de estas dimensiones? ¿En qué medida eres resiliente?

By | 2016-10-18T12:05:46+00:00 septiembre 4, 2013|Categories: Resiliencia|Tags: |