Liderazgo VUCA

Liderazgo VUCA - Leadership VUCA

El ejército estadounidense acuñó el acrónimo VUCA a finales de los años 90 para describir las amenazas militares radicalmente diferentes que surgen cuando las condiciones son “volátiles, inciertas, complejas y ambiguas”.

Estas cuatro palabras se han adoptado posteriormente en el mundo laboral, ya que reflejan la naturaleza turbulenta e impredecible del entorno empresarial actual. Si su organización tiene que sobrevivir y progresar en un mundo de VUCA, es necesario repensar la manera en que desarrolla a sus directivos.

Cuando el cambio era incremental, los directivos podían aprender a prepararse para él -y gestionarlo- utilizando su experiencia pasada o siguiendo ciertas reglas. A medida que aumentó el ritmo del cambio, muchas empresas introdujeron nuevos procesos y metodologías para ayudarles a responder con eficacia – y los directivos tenían que desarrollar un enfoque más flexible y cooperativo. Ahora, sin embargo, la naturaleza y la velocidad del cambio se han vuelto casi abrumadoras y, hoy, los desafíos de los directivos se concretan en:

El rol tradicional de un directivo es anticiparse al cambio, identificar oportunidades, crear planes estratégicos, motivar y dirigir a la gente, gestionar riesgos, resolver problemas y tomar decisiones efectivas. Sin embargo, estas tareas se hacen mucho más difíciles en un contexto VUCA.

Los mercados volátiles, inciertos, complejos y ambiguos exigen un estilo directivo y de liderazgo diferente.  Uno que se involucre activamente con la incertidumbre.

Para impulsar esto, las organizaciones tendrán que mirar más allá de la formación en el puesto de trabajo, las funciones del puesto, el coaching y el mentoring. Lo que se necesita ahora es un nuevo enfoque para el desarrollo del liderazgo.

El liderazgo VUCA, se centra en tres aspectos clave:

Necesidades clave de desarrollo

Para cumplir con los requisitos anteriores y responder eficazmente a los desafíos, los líderes VUCA necesitarán:

Una nueva disposición mental

Nuestra disposición mental constituye la base de cómo nos comportamos. Los directivos – a través de su propio ego, autoestima o experiencia pasada – a menudo sienten que necesitan ser fuertes y decisivos, pero esta mentalidad no siempre conduce a un estilo de liderazgo más colaborativo. En un escenario VUCA, los directivos afrontan situaciones que no han encontrado antes, por lo que tienen que tener en cuenta el consejo de los que les rodean. Para lograr esto, su disposición mental debe ser evaluada, desafiada y – si ésta ya no es útil para la nueva situación – cambiada. Un directivo nunca adoptará con éxito un nuevo comportamiento si éste choca con su disposición mental o sus valores. Los directivos necesitan ser más conscientes de las decisiones que están tomando y de los Motivadores que inducen sus pensamientos y acciones.

Nuevas habilidades

En un mundo VUCA, la información viene de muchas fuentes diferentes. Por tanto, los directivos tendrán que comunicarse con personas de todos los niveles de su organización y demostrar habilidades de trabajo en equipo, colaboración, recogida de información, análisis de datos, escucha, empoderamiento y pensamiento estratégico, para beneficiarse plenamente de las diferentes opiniones y experiencias de otros. Los directivos deben aprender a confiar en la destreza especializada y el juicio de los que les rodean, y deben acordar con los demás cómo trabajarán juntos, especialmente en una crisis. Un beneficio clave de hacer esto es un aumento del compromiso y la satisfacción laboral de los empleados, ya que así pueden ver que sus opiniones son reconocidas, valoradas e implementadas. Dar permiso a la gente para expresar sus opiniones genera la sensación de que todos los miembros de la organización están “en ella” juntos.

Impulsar el desarrollo

Desarrollar líderes en esta nueva forma no sólo puede mejorar el trabajo en equipo y las relaciones dentro de la organización, sino que puede generar resiliencia, impulsar la innovación y mejorar la competitividad. En última instancia, la organización se beneficiará de ser más ágil, de crear un mejor ambiente en el que trabajar y ser más capaz de contrarrestar la volatilidad, manejar la incertidumbre, simplificar la complejidad y resolver la ambigüedad.

Artículo Original: https://goo.gl/zp9p1P
Traducción y Adaptación: © ARGAVAN CONSULTING