HERRAMIENTAS PARA COACHING

Una de las técnicas que mayor crecimiento ha experimentado en los últimos años, consolidándose como una de las mejores técnicas  para el desarrollo de las potencialidades de los profesionales, es el Coaching, que cuenta con la figura del Coach con el fin de facilitar el proceso.

Según exponen Pablo Cardona y Pilar García-Lombardía en su libro “Cómo desarrollar las Competencias de Liderazgo”, el desarrollo de las competencias a través del coaching se apoya en un proceso de tres fases:

INFORMACIÓN: que se centra en la adquisición de los datos sobre la realidad de la persona, obteniendo una radiografía de la situación actual.

Uno de los retos más grandes que tiene un Coach es entender la forma de actuar de su Coachee. Para ello puede contar con la ayuda de  herramientas como son DISC Estilos de Comportamiento y la Herramienta de Evaluación de Competencias de 360º.

Ello nos permite conocer de un modo rápido y preciso al Coachee, tanto desde un punto de vista de temperamento, ya que constituye la base sobre la que se apoyan las competencias, como del nivel de desarrollo de cada una de las competencias.

FORMACIÓN/MOTIVACIÓN: que se concreta en sentir y comprender la necesidad o conveniencia de desarrollar y/o poner en práctica las diferentes competencias.

La adquisición de la información obtenida en la fase anterior, no garantiza que la persona vea la necesidad o conveniencia de adquirir determinadas habilidades ni que su motivación sea la adecuada. El Coachee necesita comprender la importancia de dicha competencia y la repercusión que el desarrollo de esa competencia tendrá en su desempeño profesional. Por ello, la Formación y Motivación se lleva a cabo mediante la realización de sesiones dirigidas a conocer cada una de las competencias y la facilidad de su desarrollo de acuerdo al temperamento del Coachee, y poner encima de la mesa propuestas de acción para su mejora que se llevarán a cabo en la siguiente fase. Para ello, la herramienta DISC nos permite identificar un camino claro para ayudar al Coachee a dar alcance a sus metas y proyectos.

ENTRENAMIENTO: que se concreta en el desarrollo de las competencias a través de la práctica.

La adquisición de hábitos se consigue a través de la práctica guiada y constante. Por ello, la fase de entrenamiento se lleva a cabo mediante la puesta en práctica de los planes de acción individualizados y el establecimiento de programas de seguimiento para comprobar los avances y resolver las problemáticas detectadas en el transcurso del entrenamiento.

By | 2016-10-18T12:07:11+00:00 noviembre 17, 2010|Categories: RRHH|Tags: , , , , , |