HACIA DÓNDE VAMOS

Tras realizar un análisis de los cambios que se están produciendo en la situación económica y social en nuestros días, Manpower identificó, a principios de este año, cuatro tendencias que, sin duda, repercutirán en la gestión que se hace de las empresas y de sus equipos humanos.

Estas tendencias son:

Falta de Talento: En un entorno donde cada vez se exige más con menos recursos, las empresas se ven abocadas a buscar unas competencias determinadas que les permitan llevar adelante sus estrategias. Este hecho, comporta que las Organizaciones tengan que:

  1. Agilizar sus estrategias para atraer y retener el talento necesario para dar respuesta a la estrategia definida.
  2. Cambiar la definición y estilo del liderazgo.
  3. Incrementar la movilidad de trabajos y trabajadores.
  4. Mantener y conseguir el compromiso de los trabajadores de mayor edad.
  5. Aprendizaje y desarrollo continuo de su equipo humano.

Los trabajadores eligen: Las personas que poseen las competencias y la actitud que se necesita son las que decidirán dónde trabajar cambiando el poder de decisión de la empresa al trabajador. Este hecho comporta que:

  1. Las empresas tengan que comprender mejor las motivaciones y preferencias profesionales de las personas y definir e impulsar su “employer branding”, ya que éste cobrará, cada vez, una mayor relevancia en el proceso de atraer y retener el talento.
  2. Los trabajadores tengan que asumir mayor responsabilidad en su desarrollo y en su carrera profesional.

Sofisticación de los clientes: Los clientes tienen acceso a una mayor información, a expertos y a canales de venta de bajo coste, globalizando su comportamiento e incrementando sus expectativas de valor y exigencias. Este hecho comporta que las empresas tengan que:

  1. Dar respuestas al mercado de un modo más rápido, ágil, diferenciado y global.
  2. Tener una total transparencia en sus prácticas empresariales.
  3. Optimizar la productividad de su equipo humano.

Revoluciones Tecnológicas: El desarrollo tecnológico permite nuevas formas de realizar el trabajo. Por otro lado, la comunicación disponible a través de los networks online, caracterizada por ser muy rápida y difícil de filtrar, influye en las decisiones de los trabajadores y los clientes. Estos hechos comportan que las empresas tengan que:

  1. Asumir una posición de asesor de confianza, incrementando la certificación, verificación y validación de la información que se transmite.
  2. Adaptar la información que se transmite a los verdaderos intereses de los interlocutores.
  3. Impulsar la gestión de la reputación de la empresa y de su equipo humano.
    Los lugares de trabajo y las prácticas empresariales tendrán que ser sostenibles y respetuosas con el medio ambiente.
  4. Acelerar la velocidad en la integración y automatización de procesos para mejorar la productividad.
By | 2016-10-18T12:07:24+00:00 |Categories: RRHH|Tags: |