EL EQUILIBRIO EN LA VIDA

La semana pasada hablábamos de la importancia de no caer o de reconducir la adicción al trabajo y uno de los aspectos que comentábamos era la necesidad de buscar un equilibrio en la vida. En este sentido, la doctora en psiquiatría Elizabeth Kübler-Ross a partir de su dilatada experiencia en el acompañamiento de la muerte, llega a la conclusión de que una persona completa y feliz trabaja en cuatro grandes áreas: Física, Intelectual, Emocional y Espiritual.

Ámbito físico: es importante establecer los hábitos y los medios que permitan tener una salud óptima con clara resistencia a las enfermedades. Entre los hábitos y los medios podemos citar: un mínimo de 30 minutos de ejercicio físico diario, relajación, meditación, alimentación equilibrada, etc.

Ámbito emocional: hay que tener en cuenta que el afecto es una necesidad vital. Las investigaciones recientes concluyen que la soledad incrementa entre 3 y 5 veces las probabilidades de morir prematuramente o de tener un mayor número de enfermedades, ya que ésta suele conducir a una vida llena de abusos compensatorios. Por tanto es importante dedicar cada día un tiempo a la pareja y/o familia y buscar tiempo a la semana para dedicarlo a los amigos.

Ámbito intelectual: hoy en día vivimos en la sociedad del conocimiento y de la creatividad que hace que la necesidad de aprendizaje sea de por vida. Por tanto, hay que realizar actividades que permitan mantener y estimular la capacidad de aprendizaje, como puede ser utilizar, de vez en cuando, la mano no dominante, leer en voz alta, cambiar las rutinas periódicamente, cambiar las cosas de sitio, aprender una habilidad nueva, etc.

Ámbito espiritual: es importante tener en cuenta que una vida interior rica es el único recurso de que disponemos para afrontar, con mayores garantías de éxito, la adversidad y la enfermedad. Por ello, es importante cultivar y trabajar en los valores propios y en los hobbies y, simultáneamente, hacer un trabajo de introspección que permita mejorar el conocimiento y establecer un plan de desarrollo.

Ahora que entramos en el periodo vacacional os animamos a que reflexionéis sobre el nivel de equilibrio que tenéis en vuestra vida y, aprovechéis para impulsar y empezar a establecer los hábitos adecuados en todas aquellas áreas de la vida que estén más olvidadas.

By | 2016-10-18T12:07:26+00:00 julio 30, 2010|Categories: RRHH|Tags: , |