¿CÓMO SERÁN LAS ORGANIZACIONES EN EL 2020?

The Economist Intelligence Unit, en colaboración con la “Society For Human Resource Management” ha llevado a cabo, a mediados del 2010, una investigación con 479 Directores Seniors de compañías multinacionales de diferentes sectores, con el fin de identificar cuáles van a ser las tendencias a las que se verán sometidas las Compañías en los próximos 10 años.

Desde un punto de vista general, se concluye que las Compañías van a ser mucho más grandes y mucho más globales, ya que van a invertir en muchas de las economías emergentes. Este hecho lleva a que se tengan que afrontar retos paradójicos que van a necesitar gestionarse muy bien:

  • Los trabajadores van a estar mucho más dispersos geográficamente, pero, a su vez, van a estar mucho más integrados desde un punto de vista global. Van a tener que integrar de forma muy rápida a nuevos empleados, pero manteniendo un sentimiento de comunidad en un equipo humano disperso por el mundo.
  • Se va a tener mayor libertad de movimiento a nivel local, pero, a su vez, se va a potenciar una imagen de marca global coherente que atraiga a clientes y empleados. Se van a potenciar los directivos locales, con el fin de conectar mejor con la cultura local, conocer y atraer talento, valorar la competencia, trabajar codo con codo con el gobierno local e identificar posibles colaboradores que puedan interactuar con los clientes locales. Los viajes serán de corta duración y más en base a proyectos, no sólo de directivos de central hacia los emplazamientos locales, sino también a la inversa y entre diferentes emplazamientos locales. Los directivos que se desplacen serán aquellos que tengan mayor habilidad para trabajar con diferentes culturas y para aprender y transferir las mejores prácticas a los diferentes mercados.
  • Van a tener que actuar de forma rápida para dar respuesta a las oportunidades en todo el mundo, pero, a su vez, necesitarán actuar con cautela para reducir el riesgo. Las compañías serán más planas y  dejarán en manos de los trabajadores locales la toma de decisiones, pero, simultáneamente crearán equipos, procedimientos y estándares globales. La colaboración y comunicación con las oficinas locales será mayor, más natural y fluida, y la central actuará menos como “cuello de botella”.
  • Dependerán de la motivación y compromiso de su equipo humano, pero, a su vez, tenderán a tener equipos de trabajo más provisionales, con el fin de dar respuesta a las fluctuaciones del mercado y a las necesidades del negocio.

Esta situación también lleva consigo cambios en los trabajadores y en los directivos.

Desde un punto de vista de trabajadores:

  • Se producirán cambios demográficos. En los países desarrollados, la generación del “babyboom” se jubilará con más edad que las generaciones previas, por lo que las empresas tendrán que tener presente cómo enfocar su desarrollo a lo largo de su vida laboral. Las empresas tendrán que integrar nuevos trabajadores en los mercados emergentes de rápido crecimiento y mantener a trabajadores en los mercados de crecimiento lento. La generación más joven asumirá puestos estratégicos muy rápidamente y con menos experiencia que la generación de directivos anterior, por lo que deberán recibir una formación directiva de un modo acelerado.
  • Se incrementará la flexibilidad. Habrá una mayor movilidad geográfica y estarán tecnológicamente mejor preparados para colaborar de un modo virtual. Habrá mucha más libertad para trabajar desde casa, hacer movimientos laterales en la carrera profesional y trabajar con diferentes horarios laborales.
  • La diversidad será mucho más diversa. Más que buscar experiencia internacional o conocimiento, las organizaciones buscarán trabajadores con una actitud global que puedan trabajar con multitud de culturas y estén motivados para llevar la empresa hacia nuevos mercados.  Los trabajadores que triunfarán serán aquellos que sean capaces de asimilar y compatibilizar  la cultura local de donde están emplazados y los valores de la Compañía a nivel global.
  • Se impulsará la formación en competencias intangibles.Los trabajadores se centrarán más en proyectos concretos que en un puesto de trabajo estático, por lo que la resolución de problemas y la gestión de proyectos serán críticas. Los directivos que triunfarán serán aquellos con capacidad para aglutinar a un equipo disperso en el mundo.

Desde un punto de vista del directivo será necesario hacer énfasis en:

  • Comprender al trabajador, ya que hay un “gap” importante entre lo que los trabajadores valoran y lo que ofrecen las empresas. Las compañías que tendrán éxito serán aquellas que verifiquen las aspiraciones de su gente a través de encuestas de satisfacción, reuniones regulares entre los empleados y sus directivos, sesiones de planificación de carrera profesional y/o evaluaciones de 360º. En organizaciones matriciales, en las que la gente tiene habitualmente dos jefes, los directivos se van a tener que reunir con una cierta frecuencia para tratar y acordar las prioridades del trabajo y objetivos de desarrollo de las personas que dependen de ellos.
  • Crear una cultura de empresa basada en la colaboración, que permita superar los obstáculos producidos por la cultura local. Las compañías tendrán que optimizar el uso de la tecnología para interconectar de un modo efectivo a todas las personas de la organización; Crear un sentimiento de comunidad, definiendo la cultura de la empresa con unos pocos principios básicos y promoviéndola de un modo global a través de la coherencia y el ejemplo; Desarrollar normas y procedimientos globales con las que asesorar y apoyar a los directivos locales.
  • Aprovechar el talento global. Las compañías se asociarán a los gobiernos y universidades para incrementar el abanico de candidatos cualificados en los mercados emergentes, además de contar con sus propias universidades o centros de formación corporativos. La tecnología y las redes sociales jugarán un papel muy importante en los procesos de reclutamiento y selección globales.

By | 2016-10-18T12:07:00+00:00 |Categories: RRHH|Tags: , , , , |