Cómo ser competitivos

El año pasado, Hay Group presentó un estudio en el que, tras entrevistar a empleados de todo el mundo, identificó lo qué están haciendo las 20 mejores empresas multinacionales para tener una ventaja competitiva a la hora de disponer del mejor talento, sobre todo de trabajadores jóvenes.
Su estudio muestra que estas empresas están a la vanguardia en el modelo de organización y funcionamiento empresarial, caracterizado por cuatro grandes aspectos:

1. Todo el mundo lidera: Buscan en toda la estructura organizacional el liderazgo, la innovación y las ideas y esperan que todo el equipo humano que integra la empresa, de la central o de las filiales, ejerza el liderazgo y aporte valor a la empresa. Para ello han establecido los mecanismos necesarios que permiten impulsar la búsqueda y difusión de ideas a través de toda la organización.

2. La Diversidad es un activo: Se aseguran que todo su equipo humano,  en todos los niveles jerárquicos, constituye un reflejo de la diversidad de su mercado. Buscan activamente la diversidad cultural, geográfica y de género y las filiales sueles estar dirigidas por personas locales.

3. Adaptación de la dirección a los cambios: Trabajan para ayudar a sus directivos a adaptar su estilo de dirección rápida y completamente, dominando las estrategias de colaboración, para aprovechar los recursos en toda la empresa, y motivando a su equipo, para conseguir los objetivos de negocio. Aplanan las estructuras y diversifican su fuerza laboral con el fin de mejorar su eficiencia y competitividad en los mercados de todo el mundo y adaptan los sistemas de desarrollo y las estructuras de recompensa para dotar a los directivos de las herramientas que requieren los cambios del entorno, incentivándoles a utilizarlas de un modo efectivo.

4. Hacen las cosas bien para hacerlo bien, individual y socialmente: Reconocen el valor de la contratación y la retención como prácticas que ayudan a los empleados a gestionar las exigencias del trabajo, el hogar y la familia. Muestran un mayor interés por la responsabilidad social y ambiental y, aunque sus motivaciones no son únicamente altruistas reconocen el elevado valor del la gestión responsable.


Estas prácticas, como ya hemos dicho, les ayudan a tener una ventaja competitiva en el mercado, ya que les permite fortalecer su fuerza laboral en todo el mundo con directivos jóvenes de alto potencial, nutriendo así la siguiente generación de innovaciones en la dirección y negocio.

By | 2016-10-18T12:06:08+00:00 octubre 18, 2012|Categories: Liderazgo|Tags: , |