CÓMO RETRASAR EL ENVEJECIMIENTO DEL CEREBRO

El deterioro de las funciones cerebrales es una de las consecuencias del envejecimiento.

El Dr. Francisco Mora, catedrático de Fisiología Humana en La Fac. de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, y de Fisiología Molecular y Biofísica de la Fac. de Medicina de la Universidad de Iowa, apoyándose en las últimos avances científicos ha establecido una serie de estrategias para conseguir mantener nuestras funciones y capacidades cerebrales durante más tiempo, las cuales presenta en su libro “¿Se puede retrasar el envejecimiento del cerebro?”.

A continuación, presentamos un resumen de aquellas estrategias preventivas más relevantes:

Comer menos de modo alternativo:

Este patrón de ingesta consiste en comer de modo alternativo, en el transcurso de la semana, el 20-30% menos de la cantidad media de comida diaria que hemos ingerido en los últimos 2 o 3 años.
Esto potencia la producción de neuronas nuevas en el hipocampo  (área del cerebro esencial para los procesos de aprendizaje y memoria); aumenta el número de contactos entre neuronas (Sinapsis); y activa y favorece los mecanismos de reparación del daño provocado por los radicales libres.

Hacer ejercicio físico de forma regular:

Además de los beneficios sobre el sistema osteomuscular, cardiovascular, etc., el ejercicio tiene efectos beneficiosos sobre el cerebro, ya que provoca la síntesis y liberación de neurotransmisores y activa la plasticidad de la sinapsis, contribuyendo a enlentecer el envejecimiento. El ejercicio también aumenta la capacidad de reparación del cerebro tras daños producidos por accidentes o enfermedades neurodegenerativas (Parkinson por ejemplo), y mejora las enfermedades mentales. Por último, no es lo mismo, caminar o correr en la cinta de un gimnasio, que hacerlo en un parque. Tampoco es lo mismo variar el recorrido que hacer siempre el mismo. El ser humano cuando camina o corre en campo abierto, está cambiando constantemente las referencias de espacio-tiempo que le rodea con la percepción de todo lo que encuentra en su camino, cosa que no ocurre en un gimnasio.

Hacer ejercicio mental todos los días:

Hacer ejercicio mental es, en esencia, aprender y memorizar algo nuevo. Esto cambia el cerebro tanto en su física como en su química. El cerebro durante el envejecimiento utiliza la llamada Ley de economía la cual implica sólo mantener en buenas condiciones lo que se usa. Sin duda, para mantener un cerebro joven lo mejor es tenerlo ocupado, ya sea a través de crucigramas, juegos mentales, leer, viajar, relacionarse con los demás, etc., pero todo esto no es suficiente, el cerebro requiere  hacer esfuerzos. Para esto la mejor recomendación es aprender un idioma nuevo , ya que ello requiere aprender, memorizar, socializar, viajar… O apuntarse a cursos para mayores que se imparten en las universidades.

Viajar mucho:

Viajar quiere decir adquirir percepciones y memorias nuevas, estímulos, desafíos, idioma nuevo y estrés positivo. Lo más importante es la emoción que se asocia a esa actividad. En esa emoción entra primero la curiosidad y con ella el trabajo mental para ir descubriendo, adelantando nuevas realidades que uno espera descubrir. Viajar significa alcanzar de modo placentero un alto nivel de nueva información y conocimientos que queda almacenado en la estructura de nuestro cerebro y sirve después como “reserva cognitiva”.

No vivir solo:

El aislamiento, una mala interacción social, ya sea en la familia, con los amigos o en el trabajo, genera una reacción de estrés crónico “social”, el cual hoy sabemos que atrofia neuronas, no sólo en el hipocampo que tiene que ver con el aprendizaje y la memoria, sino también en otras áreas del cerebro relacionadas con los procesos mentales, el pensamiento y los sentimientos, la planificación del futuro, la toma de decisiones…
La clave está en vivir con alguien con quien se pueda tender un puente emocional sostenido en el tiempo. De esta transferencia emocional es de donde nacen las ventajas “cerebrales” (protección ante la Demencia y el Alzheimer).  Nuestros propios pensamientos lo son o tienen algún valor en tanto que son, de alguna manera, pensamientos compartidos.

Adaptarse a los cambios sociales:

Esto significa enfrentarse constantemente a lo nuevo y lograr con ello el beneficio de aprender y memorizar constantemente.  Muchas personas mayores, independientemente de su nivel cultural y educativo, tienen miedo a los ordenadores, y esto está relacionado con lo que, a partir de cierta edad, presenta inseguridad. No aceptar que el mundo electrónico se ha impuesto como un hecho cotidiano es crear una barrera real en la comunicación social. Adaptarse a los cambios significa seguir con los demás, con todos, y con lo que ello significa.

No estrés con desesperanza:

Vivimos en una sociedad estresada en la que al individuo le oprime una sensación de agobio mental repetida a lo largo de los días, meses y años. El estrés provoca respuestas que son dañinas para el organismo: unas sobre el corazón y los vasos sanguíneos que repercuten en el riego sanguíneo del cerebro y comprometen su función; otras sobre la liberación  constante de ciertas hormonas, los glucocorticoides, que también dañan directamente al cerebro, puesto que producidos en exceso, destruyen las sinapsis, sobre todo en el hipocampo. Si la situación de estrés continúa, el daño cerebral alcanza la corteza prefrontal, alterando los procesos mentales relacionados con la realización de planes inmediatos y futuros y la toma de decisiones, y los ganglios basales que están implicados en la coordinación de movimientos, la recompensa y el placer.  A este tipo de estrés crónico es al que se le denomina “estrés con desesperanza” y tiene una solución: el ejercicio físico aeróbico, el cual realizado regularmente rebaja las respuestas estresantes.  Someter al organismo con frecuencia a sufrir el estrés fisiológico agudo intenso provocado por el ejercicio, es un verdadero antídoto frente a ese otro estrés psicológico y malo de todos los días. Esto es muy importante sobre todo en la última parte del proceso de envejecimiento donde el organismo, y en particular el cerebro, es altamente susceptible de ser dañado, dada su menor capacidad de reserva en los mecanismos de reparación celular.

No fumar:

Casi todos sabemos que fumar aumenta el riesgo de padecer cáncer de pulmón, enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión, etc., pero lo que  sabemos menos es que el tabaco fumado durante muchos años, y más en el envejecimiento, puede producir pequeños infartos cerebrales y un declinar acelerado de las funciones mentales, ya que se produce una muerte neuronal significativa alrededor de cada mini-infarto.
En los fumadores, las enfermedades asociadas “a la edad” aparecen como media catorce años antes. Está claro que el tabaco aboca a un peor y más rápido envejecimiento lleno de enfermedades, fundamentalmente porque quien fuma no reconoce que este hábito daña y perjudica la vida de quienes le rodean, lo que contradice el sentido último de la vida del anciano en la sociedad en que vive, que es precisamente ayudar a los demás.

Buen sueño con sólo la luz del cielo:

La melatonina es una hormona liberada por la glándula pineal durante la noche y actúa como un poderoso antioxidante en casi todas las células y tejidos del organismo, incluidos sistemas claves como el inmunológico, el hormonal y el cerebro. Esta acción antioxidante, y por tanto neutralizadora de radicales libres, es lo que la convierte en una hormona con una alta capacidad de restauración y reparación celular nocturna. Sin embargo la melatonina es extraordinariamente sensible a la luz. Si una persona está dormida y hay una luz encendida en la habitación, se suprime su secreción y se interrumpe su función reparadora. Cuando se apaga la luz, comienza de nuevo su liberación, pero ahora de un modo relativamente lento, con lo que la función reparadora celular disminuye.
Dado que a medida que nos hacemos mayores, se reduce la producción endógena de melatonina, un buen sueño sin interrupciones lumínicas, podría ser parte de la esencia de un buen envejecer.

By | 2016-10-18T12:07:09+00:00 |Categories: RRHH|Tags: , , , , , |