Cómo desarrollar habilidades de liderazgo, cuando no eres un directivo.

Proactividad. Innovación. Ambición. Asertividad. Tanto si eres el Director General de una Compañía, como si eres un Jefe de Equipo o un empleado sin responsabilidad sobre un equipo, adquirir y desarrollar habilidades de liderazgo puede mejorar tu trayectoria profesional e, incluso, tu vida personal.

Considerarte a ti mismo como líder y tener las cualidades de liderazgo se pueden ver como dos cosas diferentes. Tradicionalmente, tal vez erróneamente, las personas que dirigen a otros en un entorno profesional están etiquetadas como líderes. En las empresas pequeñas, por ejemplo, el propietario o el emprendedor es más probable que actúe como el líder. Él o ella supervisa las operaciones y toma decisiones para la organización. Si tú estás en una posición de supervisor, no siempre eres un líder.

Las verdaderas características

Para ser un líder se deben tener las características de liderazgo, pero para demostrar unas buenas cualidades de liderazgo no es necesario desempeñar un rol de líder. Las características típicas del liderazgo son:

» Ser consecuente con los principios y obligaciones morales que defendemos.

» Habilidad para inspirar e influenciar.

» Curiosidad para aprender y adquirir más conocimiento.

» Valor para pensar de un modo diferente e imaginar lo imposible.

» Empuje para buscar lo que se vislumbra en el horizonte.

» Ambición y deseo de tomar la iniciativa.

» Creatividad para pensar rompiendo los esquemas.

Adquirir y exhibir cualidades de liderazgo, incluso si no estás identificado como líder desde un punto de vista profesional, te ayudará a sobresalir como empleado, como profesional y como persona. El esforzarte por practicar las cualidades del liderazgo te convertirá, de un modo natural, en un líder que es capaz de inspirar, si no directamente a otras personas, sí a ti mismo para lograr tu máximo potencial. No hay que perder de vista el hecho de que el resultado indirecto de poseer unas características ejemplares, es inspirar e influenciar a otras personas, así como provocar el cambio de percepción que ellos tienen de ti.

Actúa como un líder 

Tal como lo expresa sin rodeos Dianna Booher, Directora General de Booher Consultants,  para alcanzar el siguiente nivel del éxito, actúa como un líder. Con pequeños pasos tú puedes desarrollar, modificar o incrementar los hábitos, actitudes, habilidades y características que pueden estar limitándote.

Para beneficiarse profesionalmente y obtener el respeto que reciben los líderes, Booher recomienda tomar la decisión de:

Vivir con integridad: Las acciones y las decisiones basadas en la honestidad y en la sinceridad crean confianza y credibilidad. A las personas que son de confianza y creíbles se les dan oportunidades.

Escuchar y estar atento: En silencio se aprende mucho; tanto si estás en silencio y escuchando atentamente a otra persona como si estás literalmente en silencio y escuchando tus propios pensamientos. Aunque no obtengas nada beneficioso al escuchar a otra persona, seguirán percibiéndote como una persona agradable y confiable.

Comprometerse con la coherencia: Di lo que piensas y haz lo que piensas. Decir algo porque crees que es lo que la gente quiere oír, por hacer feliz a la gente o por aparentar ser importante no tiene buenas consecuencias. Haz lo que prometes. Se responsable. Se coherente.

Crear relaciones: A medida que conoces gente, estás incrementando tu network y siempre existe la posibilidad de que puedas ayudar a alguien o viceversa. Además, conocer gente nueva te aporta perspectivas diferentes, experiencias e historias que te pueden ayudar a crecer. Conviértete en la persona en quien confiar y con la que te gustaría estar.

Author: David Burkus (@davidburkus), Assistant Professor of Management at Oral Roberts University. Fundador y Editor de LDRLB.

Photo: backbendaddict.blogspot.com.es

By | 2016-10-18T12:05:58+00:00 febrero 12, 2013|Categories: Liderazgo|Tags: , , , |