Autoconocimiento: “Mega Competencia” para el éxito

“Para dar valor a los demás, hay que empezar por valorarse a uno mismo.”

Tim Fargo

El autoconocimiento es la base del Liderazgo

Es esencial tener claridad respecto a uno mismo y tener la capacidad de gestionarse a uno mismo antes de poder dirigir y aportar valor a los demás. Cuando se tiene un gran autoconocimiento, uno cree en sí mismo/a y, sin duda, esto lleva a la transparencia y a una mayor capacidad para hacer las cosas.  Si no crees en ti ¿quién lo hará? Si no te entiendes a ti mismo/a ¿quién te entenderá?.

Un elevado autoconocimiento incrementa las oportunidades de crecimiento. Permite desarrollar las competencias que se refieren a uno mismo, como la autoconfianza, la autoestima, la autodisciplina y la autogestión. Estas competencias son, a menudo, la diferencia entre un líder medio y un líder efectivo.

En su libro “Focus” Daniel Goleman  pone de relieve, entre otras cosas, que el autoconocimiento, o conciencia de uno mismo, es imprescindible, ya que para ser profesionales estrella necesitamos identificar las propias fortalezas y debilidades, para poder rodearnos de gente que posea fortalezas complementarias a las nuestras. Y, sin embargo, son pocas las organizaciones que tienen en cuenta este aspecto a la hora de desarrollar y/o analizar a su gente.

El autoconocimiento, punto de partida de la empleabilidad

Ya no importa nuestro nivel actual de conocimientos ni cuán buenos somos realizando determinadas actividades o aplicando determinadas técnicas, lo que marca la diferencia en nuestros días, como profesionales, es nuestra capacidad de aportar valor dando respuestas nuevas y adecuadas al entorno en cambio permanente que nos encontramos y esta procede del Talento. La creatividad, el trabajo en equipo, la capacidad de aprendizaje, de gestión, se convierten en competencias transversales fundamentales para tener éxito. No es posible aportar talento si no sabemos qué es lo que nos gusta, si no trabajamos sobre nuestras debilidades, si no nos sentimos orgullosos de quiénes somos y cómo somos…

El autoconocimiento y la felicidad

El autoconocimiento, es uno de los pilares de la inteligencia emocional entendida como la capacidad de controlar las experiencias internas, ser conscientes de nuestros estados de ánimo y actuar de acuerdo a ellos. Esto nos aporta felicidad, pero para ello, primero debemos saber qué necesitamos, qué nos define, y cómo entendemos realmente el mundo que nos rodea.

Sonja Lyubomirsky en su libro “La Ciencia de la Felicidad”, pone de manifiesto que entre los requisitos para ser felices se encuentran el autocontrol, desarrollar un estilo explicativo positivo de la realidad, desarrollar estrategias personales de resistencia ante las adversidades… y  estos requisitos solo se consiguen partiendo de un elevado nivel de autoconocimiento.

Y  entonces ¿Cómo podemos incrementar nuestro autoconocimiento?

Aquí presentamos algunas sugerencias:

  • Utiliza herramientas de evaluación del talento para elevar el nivel de claridad sobre ti mismo/a.
  • Consigue un coach o un mentor para ayudarte a trabajar sobre ti mismo y descubrir los dones y pasiones que te hacen único/a.
  • Pide feedback a los que te rodean, ya que ello te permitirá descubrir tus puntos ciegos que evitan que veas dónde tienes problemas.
  • Ejecuta un plan de desarrollo para conseguir un mayor conocimiento de ti mismo/a.
  • Haz una lista con tus fortalezas y áreas a mejorar y trabaja sobre ella.
  • Escribe un diario que te permita reflexionar sobre todo lo que te ha sucedido durante el día.
  • Pregúntate sobre tus emociones, tus reacciones, las reacciones de los demás frente a lo que haces y/o dices.

Ánimo!! 😉 porque cualquier incremento en tu nivel de autoconocimiento, redundará, sin duda, en tu nivel de éxito personal y profesional.

Photo Credits: Robin Reithmayer